RSS Feeds

Microscopio compuesto


Se denomina microscopio compuesto a aquellos instrumentos que poseen más de una lente de objetivo. Estos se utilizan especialmente para analizar objetos transparentes o que se encuentran cortados en finas láminas.

El microscopio óptico común se conforma de tres sistemas:
  1. Sistema de iluminación (fuente de luz)
  2. Sistema mecánico (permite realizar enfoques)
  3. Sistema óptico (es el que obtiene los aumentos)


Partes del microscopio compuesto

Sistema mecánico


El sistema mecánico del microscopio se compone del pie, el revólver, el tubo, el asa, el carro, la platina y los tornillos. Estos elementos tienen la función de sostener las lentes, la iluminación y permite realizar el enfoque.
Pie y soporte: tiene forma de C (también se la conoce como asa) se une a la base por la parte inferior a través de una bisagra que permite la inclinación del tubo.
Brazo: es la base sobre la cual se apoya el microscopio.
Platina: es sobre lo cual se apoyan las muestras
Tornillos (macro y micrométricos): el primero asciende y desciende el tubo con movimientos amplios mientras que el segundo lo hace en manera casi imperceptible.

Sistema óptico


Esta compuesto por un conjunto de lentes que tienen por fin aumentar las imágenes. Se compone por el ocular y los objetivos.
Ocular: se encuentra en el extremo superior del tubo y es el que más próximo se encuentra al ojo del observador. Aumenta la imagen que se forma en el objetivo. Estos pueden cambiarse y el aumento varía entre 5X y 20X pero existen de mayor alcance.
Objetivos: se sitúan en el revólver y producen brindan una imagen con aumento de la muestra a analizar. Existen dos clases de objetivos: secos y de inmersión. Los primeros (brindan aumentos de 20X) se utilizan sin que sea necesario agregar alguna substancia entre la preparación y ellos mientras que los segundos (brindan aumentos de 100X) es preciso colocar una gota de aceite de cedro.

Sistema de Iluminación


Fuente iluminación: generalmente es una lámpara incandescente de tungsteno aunque los modelos más actuales utilizan LED. Delante de ella, se sitúa un condensador y un diafragma de campo para determinar qué zonas se iluminan de la muestra.
Espejo: se utilizan cuando la fuente de iluminación no se encuentra dentro del microscopio. Este espejo tiene dos caras una cóncava y otra plana. La primera se utiliza con luz artificial mientras que la segunda con luz solar. Los modelos más actuales carecen de espejos sino que sólo utilizan la lámpara.
Condensador: se compone por un sistema de lentes que concentran los rayos luminosos sobre la preparación.
Diafragma: se encuentra en el condensador y regula la apertura de este para ajustarla a la del objetivo.



Funcionamiento del microscopio compuesto


La muestra es iluminada por el foco. La luz atraviesa la muestra en el objetivo se forma una imagen aumentada. Esa se conoce como imagen real. Cuando se mira a través del ocular este aumenta la imagen real. La imagen obtenida con el ocular se conoce como imagen virtual.
El modelo más simple de microscopio compuesto se compone de dos lentes donde una se ubica en el objetivo y la otra en el ocular. En la actualidad, los microscopios llevan más de dos lentes para corregir las aberraciones ópticas que se producen en las lentes simples.
Por otra parte, en los microscopios binoculares hay un prisma óptico que divide el haz de luz de forma tal que pueda ser observado por ambos oculares. El hecho de poder hacer observaciones con ambos ojos brinda una gran comodidad al usuario.

Aumento del microscopio compuesto

El aumento en un microscopio óptico se obtiene al combinar las lentes del objetivo y del ocular. El aumento total se obtiene multiplicando el aumento del objetivo por el aumento del ocular. Por lo general, el mayor aumento tiene lugar en el objetivo.
La mayoría de los microscopios llevan entre tres y cuatro objetivos que se seleccionan mediante lo que se conoce como revólver (el disco que se gira para seleccionar el objetivo). Estos objetivos suelen tener aumentos que van desde 4x a 100x.
Los oculares tienen aumentos que van desde 5x a 20x. Debido a la refracción de la luz el aumento máximo que se puede alcanzar por un microscopio óptico es de 1500x. Todo aumento superior a este se lo considera vacío debido a que escapa del poder de resolución que se puede obtener con la luz visible.

Historia del microscopio compuesto

Todavía hoy se debate quién fue el inventor del microscopio pero muchas fuentes afirman que el primer microscopio compuesto fue fabricado por Zacharias Janssen en el año 1590. Este rudimentario microscopio consistía en solo dos lentes que se ubican dentro de dos tubos concéntricos que se deslizaban para enfocar la imagen. Con este equipo se podía lograr aumentos de unos 3x y 9x.
En el año 1609, es Galileo Galilei quien construye un equipo similar pero con el que logra unos 30x utilizando una lente convexa y una cóncava. Él lo denominó Ochiollino. Recién en el año 1625, este nuevo instrumento recibió el nombre de microscopio y fue Giovanni Faber quien lo bautizó así.
En los siglos XVII y XVIII la física avanza y se conocen nuevos fenómenos y propiedades acerca de la naturaleza de la luz. Al aplicar esos conocimientos se lograron avances muy significativos en la calidad de la imagen y en los aumentos alcanzados.
Durante el siglo XIX, nuevos avances tecnológicos dan lugar a la fabricación de microscopios tal como los conocemos hoy en día. Al conseguir imágenes sin aberraciones ópticas estos instrumentos se vuelven fiables para la investigación científica y su uso se extiende en el ámbito de la investigación.
La empresa alemana Carla Zeiss fue una de las responsables de los más notables avances en estos equipos gracias a que contaba con el físico Ernst Abbe quien fue quién estableció las bases de la óptica moderna.
Erns Abbe también logró hallar el aumento máximo que físicamente es posible alcanzar con un microscopio óptico (1500x). Y ya a finales del siglo XIX, ese límite fue alcanzado. A partir de ahí, la microscopía debió centrarse en el desarrollo de otras técnicas como por ejemplo, la microscopía electrónica.

Tipos de microscopios compuestos

Clasificación según número de oculares que poseen

Microscopios monoculares

Son microscopios que tienen un solo ocular para realizar las observaciones. Son indicados para personas que se inician en la microscopía o para personas que no utilizan durante un tiempo prolongado estos equipos.

Microscopios binoculares

Son microscopios que pueden usarse con ambos ojos de forma simultánea. Son muy cómodos para usar y recomendados para usuarios que harán observaciones prolongadas.

Microscopios trinoculares

Estos microscopios poseen dos oculares para el uso por parte del observador y uno tercero para colocar una cámara. Así es posible observar y tomar imágenes o grabar vídeos al mismo tiempo.

Según sistema de iluminación

Microscopio convencional

En estos la muestra se ilumina desde abajo y la luz pasa hacia el objetivo y por último, se observa a través del ocular.

Microscopio invertido

Son microscopios en donde el sistema óptico y de iluminación está colocado de forma inversa al convencional. Las muestras son iluminadas desde arriba, luego pasan hacia el objetivo que se encuentra debajo de estas y por último, llega al ocular. Son microscopios útiles para observar muestras que se depositan en el fondo de recipientes. Así son útiles para analizar muestras vivas.
Los microscopios estereoscópicos son un tipo de microscopio que brindan imágenes en tres dimensiones de una muestra aunque el aumento que consiguen es bastante inferior al de los microscopios ópticos convencionales.


0 comentarios:

Publicar un comentario